Nevada Julio 2019 en el Altiplano, aprovechando la oportunidad

Un fotógrafo de naturaleza está generalmente en la constante búsqueda de capturar con su cámara escenas que se le presenten en terreno, ya sea de paisajes, macros, abstractas o vida salvaje, que le llamen la atención de tal forma que merezcan ser compartidas.

Hay muchas opiniones respecto a que es lo más importante en esta búsqueda, y no creo que llegue a haber algún consenso total al respecto en el tiempo, ya que en lo que se refiere a artes siempre habrá distintas opiniones y por sobre todo gustos.

Ya sea la luz, la composición, un sujeto llamativo, un momento único, combinaciones de colores, etc., para lograr el objetivo, se tiene que encontrar la combinación de estos factores que para uno es importante, en otras palabras, se tiene que dar la oportunidad de tomar esa foto tan deseada. Cuando se sale a tomar fotografías, en realidad se sale a buscar oportunidades fotográficas de acuerdo con sus gustos.

En ese contexto es que a fines de Julio del 2019 se presentaron condiciones que generaban una oportunidad muy atractiva para salir a probar suerte, una nevada de proporciones en el altiplano del norte de Chile. El pronóstico del tiempo consideraba un martes y miércoles de nieve, con nieve fresca acumulada de hasta 8 cm en algunos sectores, luego un amanecer de jueves despejado con temperaturas muy bajas, de hasta -12°C. Había que tomar la decisión rápido, coordinar los permisos con el trabajo y conseguir un compañero de viaje, siempre recomendable para este tipo de aventuras.

Finalmente optamos por partir el jueves de madrugada, apostando que los caminos nos permitirían pasar con un buen 4x4, ya que hasta ese momento figuraban como cortados. Salimos a las 4:00 AM y fuimos subiendo hasta que cerca de los 4.000 msnm ya nos topamos con nieve abundante, subimos hasta donde ella nos permitió llegar, quedándonos atascados en un montón grande de nieve. Con la ayuda de palas pudimos movernos y buscamos un lugar donde estacionarnos para salir a probar suerte. Ya eran las 6:45 AM, estábamos justo con el tiempo para aprovechar el amanecer.

En este caso no pudimos planificar muy bien la locación que se usaría para fotografías al amanecer, no sabíamos hasta donde llegaríamos, así que había que empezar a decidir rápido que hacer y donde moverse. Encontramos un lugar en que las formaciones de nieve creadas por el viento y los arbustos nos regalaban un precioso primer plano, acompañado de unas montañas nevadas al fondo, algo que se veía interesante.

Ideal habría sido tener un amanecer con nubes coloridas que pintaran con sus tonos la nieve, pero en este caso no fue así, por lo que mi idea era concentrarme en la nieve, texturas, formas y montaña. Por ello decidí por una toma vertical, en donde en el primer plano destaco los montones de nieve con sus formas y en el fondo la montaña. Ya había unos tonos muy agradables en el cielo que por cierto le dan su carácter a esta toma.

f/14, 0.5 sec, ISO 100, 38 mm DX

A medida que iban aumentando colores y tonos del amanecer, a pesar de no tener ninguna nube, el ambiente se ponía más atractivo, sobre todo en la vista amplia del lugar. Opté por una de mis técnicas favoritas, la fotografía panorámica. Visualicé la composición, puse el trípode en un lugar firme y lo nivelé lo más que pude, revisé bien parámetros para tener una exposición con el histograma a la derecha (ETTR) y saqué 8 tomas verticales. En postproceso (Lt y Ps), traté de dar una ambientación como la que sentí en ese momento.

1/3 sec, f/16, ISO 100, 28 mm DX / 8 tomas verticales

Al avanzar el amanecer y tener los primeros rayos de sol iluminando el paisaje, la montaña del fondo se encendía en luz, pero el contraste de la escena aumentaba mucho y no me convencía lo que tenía al frente, más aun considerando que el cielo se apagaba de tonalidades ricas y se volvía en un monótono azul fuerte. Tomé muchas fotos con una composición horizontal que había definido, pero al analizarlas después en Lr y hacer la selección respectiva, no me llenaban por completo. Al llegar a una de las finales se me ocurrió intentar con un revelado enfocado al Blanco y Negro, de tal forma de resaltar las formas, texturas y contrastes de ese momento. Creo así puedo compartir mejor lo que veía en ese instante.

1/100, f/16, ISO 100, 27 mm DX

Ya cerca de las 8:00 AM decidimos volver al vehículo a tomar desayuno y recuperar un poco de energías, ya había salido un viento considerable y con -10°C ambiente eso lo hacía peor. Bajamos unos dos kilómetros hasta el Sector de la guardería CONAF de Las Cuevas, en donde salimos a caminar en búsqueda de nuevas composiciones y por supuesto algo de fauna que pudiera aparecer despertando en la nieve.

La luz ya comenzaba a bañar todas las laderas, lo que producía un efecto muy bonito en los pajonales y montículos de nieve que sobresalían y la recibían primero, como alzando sus manos por verse brillar ante nosotros. Me llamó la atención una gran roca en medio de las laderas, la que quise incluir como elemento protagonista de la composición. Les comparto además un bonnus track “detrás de la escena” cortesía de Miguel Sepúlveda.

Seguimos avanzando por el sendero, el que poco se notaba por la acumulación de nieve. En este sector generalmente hay mucho viento, lo que con tormenta de nieve hace que se acumule en distintos lugares, dependiendo de la vegetación y pendientes. Al bajar al bofedal había lugares con más de 60 cm de nieve fresca acumulada, lo que además hacía que se destacaran texturas muy interesantes en la nieve fresca producto del viento, lo que traté de capturar en esta toma vertical.

1/800, f/14, ISO 100, 35mm DX

Nos abrimos paso entremedio de huellas de vicuñas y de zorro bastante frescas, hasta llegar al bofedal, en donde estaba el cauce de agua congelado, regalándonos unas texturas que había que aprovechar. Caminamos un rato buscando como componer, decidí tomar tres tomas para el mismo lugar, las que dependiendo el uso serán útiles en el futuro. Primero una horizontal, luego la misma escena vertical y finalmente volví a la horizontal con una persona, toma que es útil para fines publicitarios. A continuación, los tres resultados.

Mientras tomábamos las fotos, de reojo veía en una loma a mi izquierda que algo aparecía y se iba rápidamente, varias veces. Decidí ya cambiar a mi lente para fauna y aves, con lo que pude confirmar que se trataba de un Zorro culpeo, uno de los mamíferos que se puede encontrar esporádicamente en el altiplano nortino. Para poder acercarme a fotografiarlo analicé la dirección del viento, la que estaba a mi favor, así que partí en su dirección y me permitió tomarle varias tomas buenas.

La adrenalina en esos momentos es una herramienta muy útil, cuando ya dejé al zorro en su lugar para no molestarlo demasiado, sentí el esfuerzo que había hecho a esa altura, más de 4.300 msnm, pero había valido la pena. Volví al lugar donde estaba mi compañero y decidimos ir por aves y fauna, a ver que encontrábamos en la nieve.

No había muchas aves aun, estaban recién despertando, todos inflando sus plumas para combatir el frío. Estas son las que pude capturar con fotos para compartir.

Ya cerca de las 9:30 (como ven había sido una mañana bien intensa) nos dirigíamos a nuestro vehículo cuando divisamos una manada de vicuñas pasteando en la nieve, una oportunidad que no podíamos desaprovechar. Es increíble ver como estos animales hacen su vida normal bajo estas condiciones de frío y nieve, buscando su alimento con una habilidad notable. Traté de capturar a estos preciosos camélidos de tal forma de representar los hábitos que mostraban y las condiciones en que se encontraban. Destaco el rol del macho en la manada, pudimos presenciar como llego a analizar de cerca nuestra presencia y evaluar si éramos un riesgo para su grupo.

Cerca de las 10:30 AM decidimos darnos un descanso, la luz ya no estaba tan atractiva, el frío y el hambre ya hacían su efecto. Luego de tomar temperatura y disfrutar un café, decidimos bajar e ir buscando el esquivo Pato cortacorrientes, que algunas veces he podido observar en el sector entre Las Cuevas y Pacollo. Esta vez no tuvimos suerte, sin embargo, en la última parada vi esta oportunidad de toma con el tele objetivo, un paisaje bonito que destacaba el riachuelo en la nieve y un bonito peñón. Al revelarla me di cuenta de un efecto en la foto, que les pregunto ahora: Mirando la foto, ¿El riachuelo va o viene? La realidad es que va, pero cuesta darse cuenta.

1/2000, f/10, ISO 400, 112 mm DX

1/2000, f/10, ISO 400, 112 mm DX

Ya a las 11:30 AM bajábamos a Arica de regreso, después de haber vivido una intensa mañana de emociones y agradecido por la experiencia que tuvimos, fue una buena cosecha fotográfica y un excelente momento de conectarse con uno mismo y la madre naturaleza.

Estos momentos únicos que les comparto a través de mis fotografías, lo más probable es que no existirían retratados si no hubiera salido a buscar las oportunidades que se podían esperar con la nevada que se había producido. Estoy generalmente atento a los pronósticos del clima, horas de salida del sol y la luna, migración de aves, épocas de reproducción de mamíferos, etc., ya que estas cosas son las que me pueden generar oportunidades atractivas para mi estilo de fotografía. Un reportero lo estará a las noticias, un fotógrafo de calle a los carnavales o un documentalista a las historias que comentan las personas, por ejemplo, pero siempre se debe estar atento a las oportunidades.

Hay que considerar que para lograr una buena fotografía hay que estar en el lugar en el momento adecuado, hay que aprovechar las oportunidades que se dan, las que finalmente uno puede buscar o simplemente esperar, pero hay que estar ahí.

Les recomiendo que busquen e incluso generen oportunidades, como en este caso la decisión de haber madrugado y subido a la nieve, así como también estén atentos para aprovechar las que se les aparecen y duran poco tiempo, como la presencia del Zorro culpeo, que me regaló un maravilloso contacto con la naturaleza en su plena expresión.

Si quieren saber algo más en profundidad o tienen alguna duda de esta historia o de alguna de las fotos, solo me lo hacen saber en los comentarios!! Saludos desde Arica, Chile.

Queltehue de la puna, Andean lapwing, Vanellus resplendens

Una de las especies de aves que es reconfortante poder observar es el Queltehue de la Puna, uno de los chorlos que habitan nuestro país. No es común en Chile y cuando se observa suele ser muy esquivo, por eso las fotos que pude captar hace poco de una pareja en copula son un registro que me enorgullece poder compartir.

Las fotos fueron tomadas en una fría mañana en las cercanías de Parinacota, poblado de la comuna de Putre en la Región de Arica y Parinacota, Chile. Con una temperatura de -6°C y una altura sobre los 4.200 msnm, las condiciones no son fáciles. Gracias a que pudimos mantenernos un rato a una corta distancia sin alterarlos con nuestras presencia, pudimos apreciar su conducta de apareamiento.

En cuanto a los seteos de la cámara, fueron tomadas con f/8, ISO 400 a 400 mm DX, dando velocidades sobre los 1/2000 lo que permitió congelar bien la imagen. La ráfaga de 10 fps de la Nikon D500 permite capturar muchas tomas en una secuencia de acción como esta.

En el siguiente link les dejo la pagina de Aves de Chile en donde podrán buscar más información de la especie: https://www.avesdechile.cl/

En la aplicación eBird, una de las herramientas útiles que hay para conocer las especies de aves es el mapa de distribución, el que podrán encontrar en el link: Mapa Distribución Queltehue de la Puna.

¿Quieres saber más acerca de como fueron realizadas las tomas o sobre el Queltehue de la Puna? Déjame tu comentario y te contaré mas detalles.